Edomex: Elección de Estado

Ene 01 1970

Para garantizar el triunfo del PRI, el gobernador Eruviel Ávila coordina las labores de movilización del voto con una veintena de secretarios estatales y con recursos del erario, denunció primero Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de Morena señaló que funcionarios estatales tienen encomendada la operación electoral en las 20 regiones de la entidad junto con secretarios del Gabinete federal, informó por su parte el diario Reforma.

López Obrador hizo públicos documentos que indican que en la región de Cuautitlán Izcalli, donde operaría el titular de la SEP, Aurelio Nuño, el Gobierno estatal delegó a Ana Lilia Herrera, secretaria de Educación mexiquense.

En Ecatepec, el secretario de Salud estatal, César Gómez Monge, haría mancuerna con José Narro, Secretario de Salud federal.

En Texcoco, encomendado a Gerardo Ruiz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, colaboraría el secretario de Desarrollo Económico estatal, Félix Fuentes Villalobos.

La documentación presentada por López Obrador quien afirmó, le hizo llegar un informante del Gobierno- establece que el plan de movilización del voto se denomina “Prodem”, es coordinado directamente por el mandatario Eruviel Ávila e implica a 8 mil funcionarios estatales.

Señala que existe una estructura gubernamental que va desde el Ejecutivo estatal a las colonias de los municipios mediante “procuradores sociales” que responden a subsecretarios o directores generales designados como representantes municipales del Gobierno mexiquense.

Éstos, a su vez, rinden cuentas a cada uno de los secretarios encargados de las 20 regiones territoriales, cuya función está contemplada en la ley bajo la figura de Presidentes del Gabinete en dichas zonas.

Los documentos obtenidos por López Obrador incluyen instrucciones dirigidas a los “procuradores sociales” para que formen estructuras barriales de promotores del voto -identificados como “maestros”-, quienes, a su vez, movilizarán a 10 ciudadanos -o “alumnos”- el día de la elección.

Para ello, se les emplaza a definir en sus colonias “casas amigas” que sean “discretas” y donde deberán instalar computadoras, conexión a internet y teléfono para que los “maestros” movilicen el voto el 4 de junio.

En la jornada electoral, los “procuradores sociales” deberán concluir con la movilización del voto de sus “maestros” y “alumnos” antes de las 15:00 horas, y deberán registrar el cumplimiento de cada votante en un sistema electrónico que será habilitado el mismo día.

La información dada a conocer indica que el próximo 28 de mayo se realizará un “simulacro” en toda la entidad para verificar el funcionamiento de la estructura electoral.

Agrega que los 8 mil funcionarios implicados en la movilización del voto reciben mensualmente un pago a nómina de 10 mil pesos por concepto de “Apoyo a la comunidad”, que equivale a un monto total de 80 millones de pesos.

La documentación afirma que esta estructura aporta al PRI el 60 por ciento del total de la votación estatal.

López Obrador pidió a los funcionarios estatales, desde maestros a policías, aceptar el dinero del Gobierno, pero no cumplir con lo que se les ordena.

“No votes en contra de tus hijos, no votes en contra del futuro de tu familia, no votes por tus verdugos, los opresores, diles que sí, busca la manera, quítales todo lo que se pueda para que no te descubran, pero ayuda, haz huelga de brazos caídos.

“Mira cómo nos tienen en el Estado de México: de cada 10 familias, en el último año, 8 han sido asaltadas en sus domicilios o en el transporte público; violaciones, homicidios. Es algo tremendo lo que está sucediendo. No te estoy inventando nada. Tú lo sabes”, arguyó.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que los gobernadores del PRI también tienen funciones asignadas en regiones del Estado de México para operar electoralmente a favor de Alfredo del Mazo, además de los secretarios de Estado.

En una nueva acusación dada a conocer a través de redes sociales, el dirigente nacional de Morena presentó documentos que, sostuvo, le entregó un informante del Gobierno, a quien llamó “garganta profunda”.

“(Tengo) documentos sobre el fraude que quieren realizar en la elección del Estado de México. Este operativo nunca visto… me ha tocado enfrentar fraudes electorales desde hace años, pero esto está, como dicen los jóvenes, está cañón”, advirtió López Obrador.

“Para empezar, lo dirige desde Los Pinos Enrique Peña Nieto; está absorbido en este asunto, también con mucho miedo de que va a perder en el Estado de México, y tiene a todo el Gobierno metido en el operativo de la elección del Estado”.

De acuerdo con los documentos, el mandatario de Hidalgo, Omar Fayad, tendría asignados los municipios de Cuautitlán, Ecatepec y Tecámac, en conjunto con el gobernador mexiquense, Eruviel Ávila.

El mandatario de Jalisco, Aristóteles Sandoval, tendría a su cargo Naucalpan y Tlalnepantla, donde desplegó a más de un centenar de pobladores de su Estado.

Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca, habría designado a Jorge González Illescas, líder la CNOP en esa entidad, para realizar tareas proselitistas en el Valle de Chalco.

La denuncia señala que el mandatario guerrerense, Héctor Astudillo, se reúne personalmente dos veces por semana con la estructura electoral de Del Mazo en Huixquilucan, además de que tiene a 40 operadores de Guerrero trabajando en ese municipio.

El campechano Alejandro Moreno es señalado de tener a su cargo el trabajo en Texcoco, donde habría alrededor de 30 enviados haciendo brigadas para el reparto de recursos.

El resto de los gobernadores priistas tendría la obligación de aportar recursos para la compra del voto el día de la jornada electoral, el 4 de junio.

En ese supuesto estarían los mandatarios de Yucatán, Rolando Zapata; Tlaxcala, Marco Mena; San Luis Potosí, José Manuel Carreras; Sonora, Claudia Pavlovich; Colima, Ignacio Peralta; Sinaloa, Quirino Ordaz, y Zacatecas, Alejandro Tello (información del diario Reforma de los días 23 y 24 de mayo de 2017).

Estamos en presencia no sólo de una elección de Estado, sino de estados priistas. Algo inédito en la historia del fraude electoral en México. En efecto, “está cañon” lo que están haciendo. Pero más cañona será la respuesta del electorado mexiquense el próximo domingo 4 de junio, cuando se escriba una nueva historia en esa entidad histórica, a favor del cambio verdadero.

 

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twitter: @ricardomonreala