Las drogas: moral, ciencia y justicia

Ene 01 1970

En gran parte del mundo, el consumo de drogas sigue siendo visto como un acto reprochable, criminal, asociado con una serie de prejuicios. Se intenta desincentivar su uso con tácticas de miedo que no están basadas en evidencia; la categoría de “droga” se aplica erróneamente; la adicción se explica como un fenómeno simple, y peor, inevitable.

Y es que el alcohol, la nicotina, la cafeína (e incluso según muchos científicos e historiadores el azúcar), son substancias que pueden generar en nosotros una dependencia física. Así también, el cannabis y el opio, entre otras,  han sido un constante en la historia de la humanidad – desde ritos ancestrales en culturas prehispánicas, hasta actividades lúdicas en sociedades que hoy celebramos como altamente sofisticadas. Algunas reguladas, otras prohibidas y otras suministradas sin cuidado, pero todas drogas.

Si esto se lee sorprendente, es porque mucho de lo que aprendimos de las drogas estaba influenciado por posiciones moralistas que más que basarse en los hechos tomaban como compás ideas del bien y el mal, que por su básica binaria, son incapaces de encapsular la complejidad humana. Hoy tenemos acceso a más información – por eso es importante voltear a ver los casos de regulación internacional, en California, (el contexto más similar al nuestro) y en Canadá, donde la regulación federal interactuará con la regulación provincial.

También, debemos admitir todo lo que queda por aprender. Prohibir el uso de distintas substancias ha significado un moratorio en su investigación científica y médica; pronto podremos entenderlas mejor, hagámoslo sin juicios. Dispuestos a adaptarnos a la realidad comprobada, no a la imaginación dictada.

Legalizar el consumo de ciertas drogas no es equiparable a promoverlas, es entender que se consumirá con o sin la participación del estado en su regulación. Las drogas siempre han existido y siempre existirán, lo que podemos eliminar es el estigma y lo que podemos reducir significativamente es la violencia y criminalidad asociada con éstas.