Ley de Ingresos de la Federación 2015

Ene 01 1970

En efecto, la Ley de Responsabilidad Hacendaria prevé este tipo de supuestos, de hipótesis jurídicas en la que nos encontramos inmersos. Es decir, el que el precio del petróleo se haya depreciado y que la estimación en la Ley de Ingresos sea diferente y que por esa razón se modifican estos artículos que hoy estamos comentando y discutiendo.

Sin embargo, haré una serie de reflexiones. Nosotros creemos que en la visión arraigada y difundida respecto de la agenda económica, el gobierno, este gobierno sostiene que la política macroeconómica sólo puede contribuir al crecimiento mediante el control de la inflación, la macroeconomía estrechamente definida como inflación baja y estable y que no queda más que una agenda de reformas macroeconómicas, como lo que han ustedes hecho por mayoría en nuestra contra, la reforma laboral, la de competencia en los mercados de productos, la educativa, la financiera y otras más a las que ustedes les han denominado reformas estructurales y que intentan –según dicen– acelerar el crecimiento.

Nada de eso se va a procurar, nada de eso se va a resolver, al contrario, las contradicciones sobre este tema siguen siendo muy agudas.

Nosotros sostenemos que estas tesis no se van a aplicar, que las políticas macroeconómicas, la fiscal, la monetaria, la cambiaria, en los últimos 30 años han sido una de las causas fundamentales del lento crecimiento económico. Tales políticas han incidido en el crecimiento, no sólo porque han fallado en garantizar un alto nivel de utilización de la capacidad productiva, mucho más importante aún, han afectado adversamente el potencial del crecimiento económico y lo han hecho de varias formas.

El mantenimiento del nivel más bajo de inversión pública, el nivel más bajo de salarios en el país, el carácter procíclico de la política fiscal y la tendencia de depreciación o de apreciación del tiempo de cambio real, resultante del régimen de política monetaria, que se ha seguido hasta ahora.

Los bajos niveles de inversión pública se deben de señalar con toda claridad que vienen de una inexplicable tesis. Desde 1981, el ajuste fiscal que siguió a una explosión del gasto público, se ha detenido en señalar que fue una política económica ficción y que el efecto que generó esta política de aparente crecimiento fue una visión totalmente obtusa y una visión que con el tiempo fue desmenuzada y totalmente eliminada.

Nosotros creemos que los desequilibrios que se presentan en la Cuenta Pública, en el sentido de eliminar los déficit públicos altos e insostenibles, descansó excesivamente en la contracción de la inversión pública.

En México, desde hace décadas, se han adoptado políticas fiscales procíclicas. Es decir, políticas que exacerban el cicló económico, profundizando en particular las recesiones. Una reducción del nivel de actividad económica mengua los ingresos del gobierno y al seguir una regla de presupuesto equilibrado, el gobierno trata de evitar el déficit fiscal, lo que ahora resulta contrario a las tesis que habían sostenido, porque el déficit fiscal se ha disparado.

Los argumentos de la estabilización económica tienen en este momento relativamente poca importancia, por eso nosotros creemos que en la misma tesis que habíamos sostenido, esta Ley de Ingresos no refleja la emergencia nacional en la que nos encontramos inmersos.

Hace unos días me topé con una excelente obra, que les recomiendo, de un mexicano del Colegio de México, Jaime Ros Bosch, es un libro interesante que nos señala por qué razón las reformas no hacen crecer al país. Es un libro que deberían de ver, está editado por Colmex y la UNAM, y precisamente advierte las tesis económicas equivocadas sobre el estancamiento económico de México.

Esta publicación debería ser obligada para todos, porque ahí describe con claridad lo que está sucediendo en el país. Otro de los libros es El desarrollo o la desigualdad. El crecimiento desigual, de Joseph Stiglitz, que habla sobre el tema que ahora nos está aconteciendo en México.

Me parece que lo que ahora se está ajustando, lo quiero decir con toda responsabilidad era obligado, el ajustar el precio del petróleo me parece normal, no solo lo prevé la ley sino el sentido común. Los 8 mil o 9 mil millones de pesos menos, estos tendrán que reflejarse en el Presupuesto de Egresos que la Cámara de Diputados de manera exclusiva habrá de aprobar.

Creo que gran parte de lo que estamos discutiendo, nosotros hemos sostenido que el fondo del problema radica en el modelo económico.

Hace unos días en la plaza principal del país, en el Zócalo, Andrés Manuel López Obrador planteaba una disyuntiva que muy pocos entendieron. Él dijo, hay solamente dos caminos: uno, la renuncia del presidente. Y dos, que no renunciara el presidente pero que se modificara el modelo económico que se ha aplicado.

Nadie incluso hizo caso a la segunda alternativa. Y yo creo que el fondo de lo que acontece en el país es el cambio de modelo económico.

Qué hubiera pasado si en lugar de lanzársele, como lo han hecho desde el gobierno y desde la derecha contra este dirigente político, se hubiesen dicho, analicemos la propuesta con profundidad, qué es lo que planteas en el cambio de modelo económico. ¿Qué puede el Congreso hacer? Y en esa tesitura poder asumir una actitud de mayor unidad y no de confrontación.

Nosotros sostenemos que este modelo económico neoliberal está agotado y por más parches que se le planteen o se le hagan no podrá resolver las contradicciones profundas que establece la economía del país.

Nosotros creemos que este proyecto al que obcecadamente ustedes se resisten a cambiar, la mayoría que gobierna está en un proceso que va a llevar a la población a mayor pobreza, a mayor decadencia y a mayor explosión social, irritación social.

Porque este modelo económico beneficia a una oligarquía económica y privilegia a un sector económico muy pequeño y lleva a la pobreza, condena a la miseria a los millones de mexicanos de este país.