Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación

Ene 01 1970

Gracias, ciudadano presidente. Por supuesto que nuestra posición, nuestro voto será en contra. No vamos a traicionar a los maestros. Esta reforma verdaderamente es una contrarreforma. Al que debería evaluarse es a Peña Nieto. Les aseguro que reprobaría. Un maestro de la sierra mixteca estaría mejor evaluado que Peña Nieto. Es la verdad, es un ignorante.

Usted me dice ignorante, partidaria de Peña Nieto, pero yo le digo que su presidente es un ignorante. El que se lleva se aguanta.

Ciudadano Presidente, le pediría que pusiera orden, porque estos señores del PRI están muy cansados, los han sacado de su ámbito de comodidad, están muy alterados porque los sacaron de su ambiente de comodidad. Le pediría que los pusiera en orden.

Miren, ciudadanos diputados y diputadas, a los maestros se les engañó, por más que quieran simular. Quienes votaron en contra del 3o. y el 73 constitucionales en el mes de diciembre no se pueden lavar la cara. Son congruentes los que ahora votan a favor que en aquel momento votaron a favor. Pero esto no deja de ser una traición.

Lo que están votando en las dos leyes y en la que se excluyó para su discusión verdaderamente es una reforma laboral, en donde se ponen en riesgo las conquistas y los derechos sindicales de los trabajadores de la educación.

El instituto de evaluación que se propone no es otra cosa que un organismo a modo para que, con temor y represión, a los maestros se les pueda quitar su empleo.

¿Qué querían que hicieran los maestros, qué haría cualquier trabajador al que le ponen en riesgo su trabajo, su familia, su patrimonio?

¿Ustedes creen que ahí ya se terminó? ¿Creen que por estar en este recinto protegido por policías, militares, cuerpos de seguridad ya se terminó el problema? No. Ésa es la política del avestruz.

Lo que ahora hicimos fue simple y sencillamente andar a salto de mata, estar legislando en la clandestinidad. Es la primera vez en la historia del país que un período extraordinario de realiza en instalaciones privadas, aunque no creo que sean instalaciones privadas. Estas instalaciones son producto del saqueo a la nación. Deberíamos considerarlas públicas en estricto sentido. Los aliados de Roberto Hernández van a pagarle ahora hasta renta de este lugar y de los aparatos que no sirven y que seguramente costarán un dineral a la Cámara.

Por esa razón nosotros votaremos en contra. Porque es un engaño, es una simulación, es una vergüenza que voten a favor de estos instrumentos jurídicos.

Éste es el primer día en la historia del México moderno en que los legisladores huyen, se esconden y protegidos por centenares de policías aprueban leyes en contra de los maestros.

Qué lástima por aquellos que tienen un origen popular que votan a favor de estas leyes retrógradas, de esta contrarreforma educativa. Gritan. Griten.

El Presidente diputado José González Morfín: Le ruego que pueda concluir con su intervención, diputado.

El diputado Ricardo Monreal Ávila: Griten, finalmente a mí no me preocupa el tiempo, aquí nos vamos a quedar. Sigan gritando como vulgares plañideras. Sigan gritando.

El Presidente diputado José González Morfín: Le ruego que concluya con su intervención, diputado Monreal.

El diputado Ricardo Monreal Ávila: Presidente, voy a concluir.

Sigan gritando como vulgares ladrones de las esperanzas de los maestros, ríanse, ríanse por todo este daño que le están haciendo a los maestros. Creen que van a ir a su distrito tranquilamente, ahí los van a esperar los maestros a ustedes, traidores. Traidores de las esperanzas de miles de mexicanos…

El Presidente diputado José González Morfín: Le pido que concluya con su intervención, su tiempo se ha agotado.

El diputado Ricardo Monreal Ávila: Termino, presidente. Termino. Que Dios los proteja de la historia.