Los IndignAMLOs del Planeta (I)

25 Oct 2011

La presencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Madrid durante la semana en que se intensificaron los movimientos de protesta de Los Indignados en diversas partes del planeta es punto de referencia para una comparación entre las demandas de estos miles de jóvenes sin fronteras y los planteamientos que desde hace seis años por lo menos viene remarcando y puliendo quien podría ser el próximo candidato presidencial de las izquierdas mexicanas. Las coincidencias entre uno y otros son notables, al grado de que podríamos hablar con precisión de los IndignAMLOs del planeta.

El pasado 23 de mayo “Los Indignados” de Barcelona difundieron su Manifiesto por la red. Un documento de 1091 palabras, con 48 demandas agrupadas en ocho apartados. Desde entonces, el Manifiesto se ha ido ampliando a medida que el movimiento se extiende también a diversas regiones del mundo.

Del Manifiesto de Barcelona reproduzco los planteamientos que nos son familiares, porque desde hace seis años por lo menos, se han venido consignando en las plazas públicas, discursos, entrevistas y libros a través de la voz y la firma de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), así como en las iniciativas y documentos del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

1. No más privilegios para políticos: Recorte drástico del sueldo de las y los políticos equiparándolo al sueldo de la media de la población. Supresión de los privilegios en el pago de impuestos, dietas, años de cotización y pensiones. Prohibición de pensión superior a la pensión máxima establecida para los demás ciudadanos y ciudadanas. Supresión de su inmunidad jurídica y de prescripción para los casos de corrupción. Cese de las y los políticos corruptos.

 2. No más privilegios para banqueros y banqueras: Prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias y cajas: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social. Devolución transparente e inmediata a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado. Regulación de los movimientos especulativos y sanciones a la mala praxis bancaria. Prohibición de inversión en paraísos fiscales. Todas las viviendas adquiridas por ejecuciones hipotecarias alojarán en régimen de alquiler social a las familias desahuciadas.

3. No más privilegios para las grandes fortunas: Aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas y entidades bancarias. Recuperación del impuesto de patrimonio. Control real y efectivo del fraude fiscal y de la fuga de capitales a paraísos fiscales. Promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones financieras y bursátiles (tasa Tobin).

“Con la aplicación de estos 3 puntos se obtiene el presupuesto para solucionar los siguientes cuatro. Porque no falta dinero, es evidente que existe la disponibilidad económica”.

4. Sueldos dignos y calidad de vida para todo el mundo: La economía al servicio de las personas y no al revés. Establecimiento de un máximo salarial así como de un mínimo. Reducción de la jornada de forma que todo el mundo pueda disfrutar, pensar y conciliar su vida personal con la vida laboral, sin reducción de sueldo. Retirada de la reforma de las pensiones. Seguridad en el empleo: fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijos. Reconocimiento del trabajo doméstico, reproductivo y de cuidados.

5. Derecho a la vivienda: Expropiación de las viviendas en desuso que no se han vendido para aumentar el parque público de vivienda en régimen de alquiler social. Declaración las ciudades como libres de desahucios y desalojos en ocupaciones de casas inhabitadas e inutilizadas. Penalización de las prácticas de mobbing. Dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas, de forma retroactiva desde el comienzo de la crisis. Prohibición de la especulación inmobiliaria.

6. Servicios públicos de calidad: Retirada de los planes de austeridad y recortes que afectan los servicios públicos a nivel estatal, europeo y global. Reestablecimiento de los servicios que ya han sido recortados en sanidad y educación. Incremento de personal sanitario e infraestructuras para acabar con las listas de espera. Garantizar realmente la igualdad de oportunidades para el acceso a todos los niveles de educación, con independencia de la procedencia socioeconómica. Escuela laica y de calidad. Financiación pública de la investigación para garantizar su independencia. Transporte público asequible económicamente a todas las personas, de calidad y ecológicamente sostenible. Prohibición de privatización de los servicios públicos.

Continuará…