Reconstruir nuestra ciudad

Ene 01 1970

El sismo que hace dos semanas sacudió a nuestra ciudad y a varias entidades de la República Mexicana, y que particularmente azotó a la delegación Cuauhtémoc, dejó estragos enormes.

Lo más lamentable fueron las víctimas mortales. Reitero mis sentidas condolencias a quienes perdieron a un ser querido durante esta tragedia.

Los daños a bienes materiales fueron también colosales, y por ello es apremiante poner manos a la obra para la reconstrucción de las zonas afectadas.

De manera inmediata al siniestro solicité al titular del Ejecutivo federal y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México una reunión para coordinar acciones expeditas a fin de auxiliar a la población de la Delegación Cuauhtémoc, pero también a la de otras demarcaciones afectadas.

Celebramos algunas reuniones con el Gobierno central, y se elaboró el Plan de Reconstrucción de la Ciudad de México, al cual contribuimos con propuestas que seguramente están en proceso de ser incorporadas.

Sin embargo, los gobiernos delegacionales no somos contemplados para los acuerdos que conforman el plan para la reconstrucción, anunciado por el Ejecutivo federal y el Gobierno central.

Así entonces, la Delegación Cuauhtémoc no tendrá posibilidad de acceder de manera directa a recursos federales ni a los del Gobierno central destinados a la reconstrucción; no obstante, seguiremos emprendiendo las acciones a nuestro alcance para comenzar el rescate de la ciudad.

Hasta ahora, gracias a profesionistas voluntarios, la Delegación Cuauhtémoc ha realizado 1,230 evaluaciones postsísmicas a edificaciones de la demarcación, de las cuales casi 200 resultaron con algún daño menor, mediano o severo.

De las edificaciones colapsadas, 11 fueron construidas antes de 1985, y una en 2001. Y de los edificios catalogados como de alto riesgo, 100 se construyeron antes de 1980 y 32, entre 1981 y 2001. De este catálogo, 67 se encuentran en alto riesgo y 33 son susceptibles de demolición, informe que deberá confirmar el Instituto para la Seguridad de las Construcciones de la Ciudad de México.

Hemos hecho una investigación de cada uno de estos inmuebles, y tenemos el nombre del propietario, clave catastral, giro, uso de suelo, año de construcción y superficie total y construida.

Esta información la iremos subiendo a nuestra página de internet, porque creemos que la transparencia es el mejor instrumento para la rendición de cuentas.

También, desde hace 10 días, solicitamos la demolición de los edificios mayormente afectados, por ejemplo los ubicados en Génova 33, Avenida México 105,  Argentina 94 y Versalles 37, entre otros.

Ha llegado el momento de reconstruir nuestra ciudad; pero, sin dejar de atender la emergencia, la Delegación Cuauhtémoc retomará sus actividades normales.

En la Gaceta Oficial de la Ciudad de México publicamos el Acuerdo mediante el cual la Delegación Cuauhtémoc da por terminada la suspensión de términos y procedimientos administrativos a cargo de este órgano político administrativo.

Es decir, a partir de ahora quedan normalizados los servicios y la atención a trámites vecinales por parte del CESAC y la Ventanilla Única Delegacional.

Pero también actuaremos como gestores de buena fe con la población, y pondremos a su disposición todos nuestros recursos para recuperar la economía.

Seguimos siendo la delegación más visitada, la gastronomía mejor calificada del país y de muchas partes del mundo, y una de las de mayor actividad cultural.

Debemos mantener la calidad de nuestros servicios para seguir creciendo. Reactivemos la economía para recuperarnos de esta catástrofe. Con unidad, lo lograremos.