Reglas básicas para el desarrollo de la discusión y votación de los dictámenes del Paquete Económico 2014

Ene 01 1970

Ciudadano presidente, ciudadanos legisladores, el día de ahora, el día de hoy, será una larga discusión. Nosotros estamos preparados con argumentos y razones, para demostrarles que las disposiciones que están por aprobar caminarán en detrimento de la población, en perjuicio de la nación, del pueblo. Nos bastan razones. Y por eso, en un clima de seriedad, queremos hacerlo.

Nos parece que el discurso del estado de derecho y de la legalidad suena hueco, es vacío, cuando se cometen este tipo de tropelías en la Cámara, como el contenido en la propuesta de acuerdo de los órganos de gobierno sobre el diseño y el funcionamiento de esta sesión.

Quiero expresarles que simple y sencillamente con este acuerdo se viola la Ley Orgánica y se viola el Reglamento. No se puede permitir. Lo único que estamos pidiendo es que se observe el Reglamento, que se aplique el Reglamento. Porque, solo les voy a mencionar tres artículos, el 97, el 104 y el 109 del Reglamento. En cada uno de ellos se establece un mecanismo de discusión en el caso de que haya modificaciones o discusiones en contra del proyecto de dictamen que en ese momento se está deliberando, y en reservas también hay un mecanismo que establece el Reglamento.

Les pregunto, ¿por qué tenemos que inventar? ¿Por qué tenemos que aprobar reglas especiales para esta sesión, cuando el Reglamento las previene? No hay que inventar. Pero, además, en materia de jerarquía de leyes, el acuerdo que ustedes pueden aprobar está por debajo del Reglamento y está por debajo de la Ley Orgánica y, por supuesto, de la Constitución. No queremos otra cosa más que se respete la ley, se respete el ordenamiento.

Porque miren, en este mecanismo que se está proponiendo para aprobación de esta Cámara se disminuye el tiempo de discusión de cinco a tres minutos y se disminuye el tiempo y el número de oradores en contra y también en las reservas. Pero, en todo caso, aunque ustedes aprobaran este mecanismo extraordinario, me sometería cuando me toque hacer uso de la palabra a lo que establece el Reglamento y el presidente no podrá evitar que exija que se aplique el Reglamento; porque —repito— en materia de jerarquía de leyes, un acuerdo está por debajo del Reglamento.

Los acuerdos normalmente se aprueban cuando hay ausencia de regulación jurídica. En este caso no hay ausencia de regulación jurídica, lo único que se intenta hacer de manera —lo digo con toda seriedad— absurda es restringir al número de oradores y restringir el tiempo para poder argumentar nuestras razones por las cuales no estamos a favor de una determinada ley o de un determinado artículo.

Por esa razón, hago un llamado a los legisladores simple y sencillamente para respetar el Reglamento. No hagamos cosas que aparentemente son buenas pero que resultan contradictorias con la ley. Puede ser impugnada la ley al no observarse estrictamente el principio de legalidad al que todos debemos sujetarnos.

Será una larga travesía, una noche prolongada y quisiera que todos pudiésemos respetar la ley. Porque nosotros lo hemos dicho, no estamos en favor de este atraco fiscal y queremos argumentar con razones suficientes porqué estamos en esta posición. Presidente, por su tolerancia, muchas gracias.