Socios y vecinos

Ene 01 1970

Recientemente se reportó en varios medios, que durante el primer bimestre de este año, México fue el primer socio comercial internacional de Estados Unidos, sobrepasando inclusive a China. Aunque muchos expertos rápidamente comentaron que el brinco de nuestro país de regreso al primer lugar (espacio que hemos ostentado durante varios años) se debía justamente a la actual hostilidad comercial que nuestro vecino sostiene con China.

La noticia no tendría razón de ser; ambos somos cercanos e importantes socios comerciales. Lo relevante de la nota es que es un contraste a la retórica hostil del Presidente, un recordatorio de que la relación bilateral va infinitamente más allá de los ciento cuarenta caracteres. Es fácil perder de vista la realidad de los hechos cuando diariamente estamos inundados por información que puede, inconscientemente, confundirnos. No debería sorprendernos la cercanía comercial de América del Norte – es el resultado de un exitoso Tratado de Libre Comercio que hizo de ésta una región dinámica, productiva y altamente competitiva.

En el Senado, recibimos la semana pasada a algunos congresistas estadounidenses cuyas historias personales y políticas están tejidas a lo largo de la frontera, entrelazando a comunidades mexicanas y estadounidenses. El propósito del viaje de los representantes Henry Cuellar y Lou Correa, fue dialogar sobre la relación bilateral, la reforma laboral en México y la aprobación del nuevo Tratado Comercial México Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Cuellar y Correa visitaron la cámara alta porque la política exterior de Estados Unidos se construye y se desarrolla desde muchos más espacios que la Oficina Oval. No dejemos que nos confundan las cabeceras que enmarcan la buena relación entre ambas naciones, como tema novedoso o sorpresivo y recordemos que en nuestra larga historia, hemos jugado distintos papeles el uno para el otro, pero el eterno, ha sido el papel de vecinos – lo natural es cercanía.