¿Tercer país seguro?

03 Jun 2019

Es perfectamente posible atender los dos frentes: el de la seguridad, que está en el interés inmediato de EUA, y el del desarrollo, que está en el interés vital de la humanidad.

Desde hace dos años, la administración Trump desea que México actúe como un “tercer país seguro” para quienes buscan ingresar a los Estados Unidos a través de nuestro territorio.

El “tercer país seguro” es una modalidad del derecho de asilo que se aplica en aquellas naciones donde “existen garantías suficientes de respeto a los derechos humanos y al principio de no devolución, y en el que la persona solicitante de asilo puede permanecer y asentarse antes de llegar al país de acogida”.

En los últimos años, la Unión Europea ha recurrido a esta opción ante las migraciones masivas de ciudadanos turcos, jordanos y del África subsahariana que huyen de la violencia y las guerras internas de todo tipo.

México no puede fungir como “tercer país seguro” para los miles de migrantes que ingresan por su frontera sur, por al menos cuatro razones:

  1. La mayoría de personas migrantes busca llegar a Estados Unidos para ganar dólares americanos, no quedarse en México para obtener pesos mexicanos.
  2. Desafortunadamente, en su tránsito por México las y los migrantes padecen violencia o violaciones a sus derechos humanos, tan graves como las de sus países de origen (hasta que el actual gobierno del presidente AMLO decidió darle la prioridad debida a este problema, pero se requerirán meses para revertir esa condición de vulnerabilidad y abandono).
  3. Por el momento, México carece de los recursos económicos suficientes para atender de manera integral, continua y permanente a una creciente población migrante asentada por largo tiempo en su territorio.
  4. Por un tema de principios constitucionales y de derecho internacional, México no puede maquilar ni endosar la seguridad fronteriza a segundos, terceros o cuartos países.

Sin embargo, con base en acuerdos internacionales de coordinación, cooperación y apoyo, sin comprometer su seguridad fronteriza, México, Estados Unidos y las naciones del Triángulo Norte sí pueden reforzar sus acciones para combatir y enfrentar los fenómenos delincuenciales que suelen asociarse coyunturalmente con la migración. Está en el interés y en la seguridad nacional de nuestros países enfrentar y detener a las bandas multinacionales de traficantes de drogas, personas, armas y dinero; asimismo, cualquier intento de infiltración del terrorismo internacional.

Un acuerdo de cooperación y coordinación para garantizar la seguridad subcontinental de América del Norte y Centroamérica es posible y deseable no sólo para proteger a nuestras poblaciones nacionales, sino también para promover una migración segura, ordenada y regular (ONU).

Un acuerdo de este tipo podría atender en el corto plazo la emergencia que representa en este momento el tránsito de miles y miles de seres humanos (muchos de ellos, niñas y niños no acompañados) por nuestros países, huyendo de la violencia y de la pobreza. Sin embargo, también se debe sumar la solución de raíz: inversión, crecimiento, empleos, salud y educación en CA, como lo plantean México y la CEPAL.

Es perfectamente posible atender desde ahora los dos frentes: el de la seguridad, que está en el interés inmediato de EUA, y el del desarrollo, que está en el interés vital de la humanidad toda. Por allí se puede dar un principio de acuerdo para evitar la crisis de los aranceles.

 

ricardomonreala@yahoo.com.mx
Twitter y Facebook: @RicardoMonrealA